Les invito a visitar mi primer blog "DESDE LOS PLIEGUES DEL ALMA"

Les invito a visitar mi primer blog "DESDE LOS PLIEGUES DEL ALMA"
En ocasiones, en la oscuridad de la noche, vemos con más facilidad la luz de nuestro interior. Escribir en las horas de la madrugada "en las horas de las brujas", fue una constante en mi vida, durante mucho tiempo.

viernes, 19 de diciembre de 2014

ÓJALA Y LA NAVIDAD ...FUERA PARA TODOS.





La Navidad tiene la mirada triste,
el paso cansado
y las manos frías.
Olvidó su bufanda en el banco
de las vanidades,
y  aunque alguien le puso luces
sobre el pelo
y paquetes de colores a los pies,
su corazón no tiene
la luz de antaño.
Pocos la miran a los ojos,
porque pocos son fieles
a su verdadera esencia.
El viento huele a hambre,
dolor  y sangre seca.
Sólo  unos pocos ríen,
con los bolsillos llenos.
Casi rendida, cierra los ojos,
   se sueña
  desvestida de luces,
sentada junto a un fuego
y rodeada de niños.
Va narrando un cuento  tras otro,
y los niños sonríen,
mientras sostienen en sus manos,
un tazón de leche caliente
y en sus corazones
toda la ilusión del mundo.
  

jueves, 9 de octubre de 2014

SONETO CON INTERROGANTES (1994)


¿Dónde olvidó la lógica su empeño?
¿Dónde la plenitud el alma mía?
Nació anhelo y crece en agonía
hoy, que quema a mi alma ardiente leño.

¿Será vano el rol que desempeño,
donde al nacer se muere la alegría;
donde la espera es lema y triste guía;
y corona a lo grande lo pequeño?

Redondos, van girando los minutos,
mientras muestran, burlones, un escrito:
“Recuerda, no tenemos sustitutos”.

Y mi ojos, mirando al infinito,
velando su fulgor oscuros lutos,
intentan separar verdad…y mito.

 

miércoles, 27 de agosto de 2014

ESTE VERANO HE CUMPLIDO 54 AÑOS. SIEMPRE DANDO GRACIAS A DIOS.




A LA MITAD DEL CAMINO

 A la mitad del camino…
como una media jornada
de un día largo…
La alborada, no volverá,
 renaciendo,
pero la tarde se ensancha
como una tarde desierta,
que anhela huellas de plantas.

Es mía esta tarde amarilla,
de mieses casi agostadas,
de pájaros cenicientos
y alondras enamoradas.

En la playa de la tarde
voy a recostar mi espalda,
para esperar a la luna
y contarle mis nostalgias.