Les invito a visitar mi primer blog "DESDE LOS PLIEGUES DEL ALMA"

Les invito a visitar mi primer blog "DESDE LOS PLIEGUES DEL ALMA"
En ocasiones, en la oscuridad de la noche, vemos con más facilidad la luz de nuestro interior. Escribir en las horas de la madrugada "en las horas de las brujas", fue una constante en mi vida, durante mucho tiempo.

lunes, 30 de enero de 2012

DING, DONG...


 

Ding, dong, …como nana eterna.
Como un arrebol inerte
de llanto y Avemaria.
En mi pecho, una jauría
de perros, ladran a muerte.

Ding,dong…como nana eterna.
¿Dónde, lo eterno, descansa?
¿dónde apoya su agonía,
su quejosa letanía?.
¿Dónde, su río, se remansa?.

Ding,dong…como nana eterna.
Deletreando, las campanas,
tu nombre, en su sinfonía.
Ejerce ciudadanía nuestro ayer
en mi mañana.

Din, dong…como nana eterna.
Y, al igual que la añoranza…
¡será eterna, en su osadía,
la voz del amor, que un día
fue luz, verdad y esperanza!.

8 comentarios:

  1. Hola Francisca! Me alegra pasar por tu nuevo blog. Un rincón donde plasmar tus sentimientos en forma de poema. Siempre es una delicia pasar a visitarte. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola que tal..
    después de unos meses obcecados
    vuelvo a tomar las riendas de mi Caja De Zapatos..
    he vuelto con una nueva nota llamada “ Secándonos”
    te invito a que sigas leyendo..
    un abrazo fuerte!!!

    ResponderEliminar
  3. Me suenna muchísimo el poema. Te lo tengo oído varias veces, pero, ¿sabes? No me canso. Un abrazo fuerte, Tony

    ResponderEliminar
  4. gracias querida y admirada poetisa por emocionar nuestros sentimientos con la suprema belleza de tus versos, besinos de esta amiga admiradora que te desea feliz fin de semana con todo mi cariño.

    ResponderEliminar
  5. Hola Francisca, un bello canto a esas campanas del amor que seguirán latiendo eternamente.
    Un excelente y entrañable poema ¡te felicito!

    Un saludo, Juan.

    ResponderEliminar
  6. me encanta escuchar las campanas, qué buenos recuerdos has despertado en mi!!!!!... de pequeña veraneaba en una casa que tenía mi abuela cerca de la iglesia del pueblo, adoraba escuchar el paso de las horas... ufff tengo la piel de gallina!!!

    un besito

    ResponderEliminar
  7. NO, Francisca, no te preocupes. Quien lo hace mal soy yo, que no sé cómo borrar mis seguidores en cada subida de poemas. Por otra parte, también me gusta veros todos juntos...
    Tu poema, "publicado en 1445"... No pensaba que fueras tan mayor...
    Un beso desde Madrid.

    ResponderEliminar
  8. Sonidos de campanas por el que se deslizan sentimientos y, también, la nostalgia del amor, de ese amor que parece estar en baja forma.

    Un placer conocerte, Francisca.
    Gracias por tus amables palabras en mi blog y recibe un cálido abrazo.

    ResponderEliminar